logo IAA
 
instituto
publicaciones
biblioteca
exposiciones
articulos
premios
observatorio
links

06-04-2007

La Puebla de Alfindén tendrá un centro de Antropología pionero en Aragón
Heraldo de Aragón 6 de abril de 2007
CRISTINA ADÁN. Zaragoza |

El Ayuntamiento ha aprobado una permuta con el Arzobispado de Zaragoza, al que cede un solar de 200 m2 en una zona urbanizable y rehabilita una vivienda para los párrocos.

El proyecto para crear un centro humanístico y una nueva biblioteca pública en La Puebla de Alfindén ya está en marcha. La última comisión de Urbanismo aprobó la permuta por la que se adquirirá el edificio en el que se ubicarán las nuevas instalaciones, del que hasta ahora era propietario el Arzobispado de Zaragoza. Sin embargo, el Ayuntamiento no contempla la posibilidad de mantener este edificio, sino que lo derribará y construirá uno nuevo, algo que no ha convencido a parte de la oposición.

La creación de este centro está directamente relacionada con el alfindeño Carmelo Lisón Tolosana, catedrático emérito de Antropología Social de la Universidad Complutense y Premio Aragón a las Ciencias Sociales y Humanas en 1993. De hecho, este vecino de La Puebla donaría su biblioteca particular para este centro, que podría convertirse en un centro de referencia nacional e internacional. Hasta ahora, en la Comunidad no existe ninguna enseñanza específica en Antropología Social.

El edificio en el que se ubicará este centro está en la calle Mayor, en la confluencia con la calle de Fuertes, y junto a otro solar que ya adquirió el Ayuntamiento y que será utilizado para ampliar el centro. De hecho, según concretó el alcalde, el socialista Fernando Salvador, el edificio actual, denominado El Focar -y en el que vivió la tía de Lisón-, será derribado y se construirá otro. "Hemos hecho un estudio técnico para ver si hay posibilidad de adaptarlo, pero nos han recomendado hacer uno nuevo", explicó Salvador.

De hecho, es en este punto en el que el grupo PAR de la oposición no se mostró de acuerdo. "Estamos al cien por cien de acuerdo en que se cree esta nueva instalación, pero no en que se derribe. Creemos que, al menos, deberían hacer un estudio para ver si es necesario tirar el edificio, y si no lo es, buscarle otra ubicación", dijo Carlos Rueda, de esta agrupación. Su postura fue la única en contra del derribo de este edificio, que, sin embargo, contó con el apoyo de PSOE y PP. Chunta no asistió a la comisión en la que se aprobó el proyecto.
Las características

El proyecto inicial para este centro especifica que la superficie construida rondará los 2.000 metros cuadrados, que se distribuirán en cuatro plantas. En el sótano se ubicará todo el material etnográfico manuscrito de Carmelo Lisón, además de una copia de sus publicaciones, fotografías y películas etnográficas. De esta forma se conformará el archivo. Además, en esta planta también se instalará una sala de exposiciones, que tendrá un acceso independiente por la calle de Fuertes.

En la planta baja, está previsto ubicar la biblioteca pública municipal, ya que la actual se ha quedado pequeña. Entre otros espacios, esta área se dividirá en una zona de búsqueda documental y acceso a internet, sala infantil y de adultos -con la zona de consulta y la hemeroteca-.

En la primera planta estará el centro especializado en Antropología Social y Cultural. Éste espacio dispondrá de despachos y oficinas administrativas, además de una biblioteca especializada y un auditorio, con una capacidad máxima de 200 personas. Las estanterías se nutrirán de la biblioteca particular de Lisón y los duplicados de la Biblioteca Central de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

La planta más alta dispondrá de un estudio individual, espacio dedicado a reuniones o cursos y un espacio diáfano para una futura ampliación. El proyecto también incluye la contratación de personal especializado. De momento, el Consistorio se plantea la creación de una fundación o patronato, a través del cual conseguir la financiación pública y privada para llevar a cabo el proyecto.

"Este edificio tiene unos 50 años de antigüedad y fue construido por los propios vecinos", comentó el alcalde. Sin embargo, después pasó al Arzobispado de Zaragoza. "Desde el 99, nuestra reivindicación era que fuera propiedad de los vecinos", añade Salvador. Por ello, el Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo mediante permuta para adquirir el edificio.

Las partes de la permuta

El Consistorio alfindeño se quedará con este edificio a cambio de la cesión al arzobispado de una parcela ya urbanizada de 200 metros cuadrados en una de las nuevas zonas de expansión del municipio, valorada en 120.400 euros. Además, la permuta también incluye la reforma y cesión de un edificio en la calle Sol, en el que se habilitará una vivienda para los párrocos -este bloque era el antiguo consultorio médico-. Todo esto, está valorado en 569.100 euros, por lo que suma 689.500 euros. La propiedad del Arzobispado de Zaragoza está valorada en 689.500 euros-.



Noticia subida por xainielle@gmail.com