logo IAA
 
instituto
publicaciones
biblioteca
exposiciones
articulos
premios
observatorio
links

10-01-2010

In Memoriam
Manuel Benito Moliner nos dejó el pasado día 9 de enero. Socio fundador del Instituto Aragonés de Antropología y durante varios años Presidente, su figura y obra estuvieron estrechamente unidas a los 30 años de historia del IAA.
Formó parte del equipo del IAA que se desplazó al Museo Pirenaico del Chateau Fort de Lourdes (Francia),  para el estudio y copia de las fotos de Lucien Briet que constituirían la  primera exposición homenaje a este pirenaísta que se inauguró en Huesca en 1982.
Igualmente participó en la primera exposición dedicada a Ricardo Compairé con la colaboración de  la galería Sart de Huesca y en la selección de 1.800 fotos de interés antropológico de este fotógrafo para el archivo del Instituto Aragonés de Antropología.
Participó muy activamente en la creación de la revista Temas de Antropología Aragonesa en la que publicó varios artículos.
Desempeñó una función esencial en el desarrollo de las cinco convocatorias de Cine Etnográfico de las Comunidades Autónomas que se celebraron en Huesca.
Elaboró el Cuestionario etnográfico publicado por el Instituto de Estudios Altoaragoneses, que luego aplicó en la investigación sobre la comarca del Monsenc y en varias monografías locales.  Esta publicación ha constituido un instrumento de recuperación etnográfica para muchos estudiosos.
En colaboración con Eugenio Monesma ha participado en la elaboración de  muchos documentales.
Sus investigaciones sobre antropología se han materializado en muchas publicaciones y ha acumulado un importante material gráfico tanto sobre la cultura tradicional como sobre la guerra civil y la República que han constituido otros campos de investigación basados en documentación y tradición oral.
Ha ejercido durante décadas una notable labor de difusión de nuestro patrimonio cultural en conferencias,  jornadas, congresos y en programas de radio y televisión.
Ha dejado trabajos inéditos que verán la luz próximamente y otras muchas informaciones  pendiente de elaboración.  Durante sus últimos meses continuaba elaborando proyectos a pesar de su grave enfermedad.
Pionero y luchador  en muchos campos en los que se necesitaba serenidad y valentía, él que tantas veces ha estudiado los ritos de paso y que no era partidario de actos vacíos de contenido, generó una iniciativa social que expresaba con rotundidad el reconocimiento y cariño a Manuel Benito y puso de manifiesto la necesidad de que la ciudad de Huesca disponga de un espacio para establecer unos rituales funerarios civiles que articulen adecuadamente la  muerte con familiares, amigos y entorno social  de modo adecuado.  El acto de
despedida en el que participaron más de 300 personas y entre ellas algunos de nuestros representantes institucionales lo ha evidenciado.
Manuel Benito  estuvo siempre a disposición de quien solicitaba su colaboración y ayuda. Su desaparición constituye una gran pérdida tanto para el IAA como para la sociedad aragonesa.
Queremos expresar a su familia nuestras condolencias por la pérdida del amigo, del socio y del investigador y el agradecimiento por su generosidad.